ANÁLISIS DE LA POLÍTICA ACTUAL

Sólo la crítica y la profundidad en el análisis de nuestro mundo nos devolverá el sentido último de la realidad y de nuestra existencia

miércoles, 11 de octubre de 2017




Diario de un español en crisis

LA GRAN FARSA SEPARATISTA

F. MORALES LOMAS


Puigdemont sigue con la farsa tras la DUI que es pero que no es, pero que será… Para muchos es tan clara la estrategia separatista que las razones para el diálogo pierden su razón de ser.
Su objetivo final siempre será la independencia.
Y todos los pasos que se están dando, a partir de la laminación del Estatut por el Constitucional en 2010, es llegar a esa meta. Los papeles encontrados a Junqueras lo dicen muy claro.
Hasta que llegue esa fecha, su objetivo inmediato es alcanzar que haya un 55% o 60% de ciudadanos que decidan independizarse de España. Cuando llegue este momento, será imparable la misma. Ni todos los tanques del mundo podrán detenerla. Ahora toca “parecer dialogantes” cuando se han saltado a la torera todas las legalidades habidas y por haber llegando al surrealismo en diferido.
Los independentistas son conscientes de que en estos momentos no hay suficientes ciudadanos y crean la estrategia de la máxima tensión/distensión para que el estado dé pasos en falso y consigan el apoyo internacional. Toda su estrategia se dirige a conseguir convencer al mayor número de ciudadanos de que en una Cataluña independiente y republicana vivirán mucho mejor y habrán dejado lejos al resto de un país que –según ellos- nunca lo ha estimado.
El 1-0 consiguieron dar un paso más ayudados por la funesta actuación de las fuerzas de seguridad. Ayer ha vuelto al esperpento en directo. Entonces lograron lanzar al mundo el mensaje de que unos pobres ciudadanos que deseaban expresar su opinión democráticamente han sido “masacrados” por las “fuerzas represivas franquistas”. Es una noticia que, ante la idiocia y el desconcierto mundial, vende mucho. Desgraciadamente es fácil seducir con estos argumentos a los ciudadanos de EE.UU. o Japón cuando ven a un anciano que recibe un golpe de un policía. Ayer quisieron lanzar al mundo que son dialogantes y el gobierno de Rajoy es “dictatorial” porque sabe que le han colado un gol en forma de DUI.
Pero todo forma parte de una gran farsa en la que tanto ANC como Omnium Cultural están siendo unos expertos en el manejo de la masa en la calle frente a un estado incapaz de tomar iniciativas yendo siempre a rebufo del liderazgo separatista como corredores gregarios detrás de un imposible.
¿El presidente del gobierno, con todo el servicio secreto detrás de él, no se ha dado cuenta de esto después de tantos años? Resulta increíble pensar que no ha sido así. Los catalanes quieren ser independientes desde la Guerra de Sucesión Española cuando Felipe V implantó los Decretos de Nueva Planta, por poner una fecha muy significativa, aunque la historia incluso es anterior. Y siempre que han tenido oportunidad y se les ha dado algún pretexto lo han intentado.
Rajoy se tenía que haber dado cuenta de esto y no haber ayudado con su inacción o sus campañas contra Cataluña a elevar el número de independentistas. Se ha visto que no sabe manejar este asunto y no sabrá hacerlo ya desgraciadamente.
A los catalanes que no son independentistas no se les puede dar pretexto alguno para que se conviertan en lo que no son. Pero desgraciadamente Rajoy lo ha dado.
Todos los lodos que se han producido después son consecuencia de aquellos polvos.




jueves, 5 de octubre de 2017





Diario de un español en crisis

EL DISCURSO DE LA TESTOSTERONA

F. MORALES LOMAS


Cuando la testosterona toma el espacio público, no hay nada de lo que hablar y se está muy cerca de alcanzar el Palacio de Invierno.
Las palabras aparecieron cuando los seres humanos evolucionaron mentalmente y tuvieron necesidad del otro. Las palabras son un modo de alteridad, un acto de necesidad y de encuentro; en definitiva, un acto de inteligencia y comunidad. Pero las palabras no son nada, no son necesarias cuando la testosterona ocupa el ágora. Como diría Sócrates, una moral que se basa en el discurso de la testosterona es una mera ilusión.
Estamos al borde del abismo y seguimos golpeándonos con una virulencia sostenida. Un día como hoy, hace ochenta y tres años, también triunfó el discurso de las testosterona y Companys declaró una República catalana dentro de la República federal española. Pero Companys fue más moderado, todavía creía en España. Puigdemont quiere ir mucho más allá que Companys porque su testosterona es de mayor pedigrí catalán, a pesar de sus bisabuelos de Almería y su abuela materna de Jaén, y, sencillamente, quiere que España sea historia. Ni República Federal ni zarandajas.
La dimensión histórica de este momento solo es comparable a la capacidad de los seres humanos para volver sobre sus pasos cuando el narcisismo se apodera de la vida social y solo miramos hacia nuestro ombligo sin darnos cuenta de que la mitad de la población está en nuestra contra.
Pero en este viaje no han estado solos. Al gobierno de Rajoy le acompaña un nacionalismo español exacerbado en el que la genética de la testosterona ha sido un reclamo permanente. Hace unos días lo hemos visto en la actuación de la Policía y la Guardia Civil que, en realidad, solo obedecían órdenes ante la desidia de los Mossos. Hay un nacionalismo español de palo y tente tieso que ahora se quiere revestir con la ley cuando en realidad es la inacción, el dejar que se pudran las cosas, el laissez faire, laissez passer, el tancredismo como forma de hacer política.
De otra parte la alianza entre burgueses y anarquistas catalanes para fundar un nuevo estado es de una originalidad naïf. En esta tesitura los burgueses catalanes alimentadores del Procés y grandes compradores de testosterona (se van dando cuenta ahora de que esto va en serio) comienzan a recular cuando han creado el monstruo y han alimentado a una clase política que ha roto la legalidad para fundar la legalidad. La gran paradoja de esta revolución mediática de la posmodernidad. Pero ¿habrá tiempo? Por ahora echan mano de la iglesia, para que haga milagros.
Cataluña y el resto de España son deformaciones caricaturescas de la civilización europea, un teatro caníbal que se retroalimenta de mordiscos en la yugular.


martes, 20 de diciembre de 2016




Diario de un español en crisis

EL COMA DEL PSOE

FRANCISCO MORALES LOMAS

No es de hace poco, de cuando guillotinaron a su secretario general Pedro Sánchez. El PSOE anda en coma desde hace mucho tiempo. Acaso desde aquella aciaga noche en que Zapatero se rindió a Merkel y dijo aquello de “cueste lo que cueste y me cueste lo que me cueste”. Después Rubalcaba persistió en el padecimiento haciendo una de las oposiciones más blandas que se conocen. Mariano, el hombre inmóvil, acabó de rematarlos ganándoles una y otra vez las elecciones.
Con la llegada al poder de los representantes de los indignados de Podemos y el nuevo centro democrático de Ciudadanos el coma se hizo profundo e irreversible.
El PSOE está en coma y no despertará del mismo hasta que el príncipe azul al cabo de los veinte años le dé el beso a esa princesa que duerme. El PSOE tiene un problema grave de liderazgo pero, sobre todo y fundamentalmente, lo tiene de ideas y de democracia interna. Les iba tan bien en el pasado montando ejecutivas y secretarios generales ad hoc por el sistema de representación formal e indirecta que ahora andan perdidos.
No solo ha entrado en coma sino que ha cercenado todas las posibilidades de acuerdo de la izquierda, si es que alguna vez hubo algunas. A Podemos, no nos engañemos, no le interesó nunca gobernar con el PSOE sino ayudarlo a entrar en el coma profundo en el que está y ellos convertirse en la oposición. Podemos debe saber, sin embargo, ingenuos ellos, que no gobernarán nunca si no es con ayuda del PSOE. Están irremediablemente obligados a entenderse. Ahora mismo solo se odian.
Entre la inocencia de sus dirigentes y su tradicional espíritu cainita el PSOE ha logrado fagocitarse y quedar en coma durante veinte años. Ni todas las susanas que haya en el mundo lograrán hacer que este partido levante cabeza. Entre todos lo han llevado a la más absoluta inoperancia y a una de sus crisis más profundas. Es triste que un partido centenario entre en esta situación.
Pero lo más grave es que los ciudadanos de clase media y popular no levantaremos cabeza durante el resto de nuestra vida. Han dejado a la derecha que se asiente en el poder con toda su esterilidad e injusticia social y la mantienen con una absoluta falta de vergüenza.

A lo peor nos merecemos lo que tenemos.

viernes, 25 de noviembre de 2016



Diario de un español en crisis

LA SEMANA DE SUSANA

FRANCISCO MORALES LOMAS



Susana quiere coger al fin las riendas del rucio cojitranco del partido y ha asomado su rostro campechano por las cadenas televisivas esta semana. Con el carmín de guerra, como los antiguos sioux, ha germinado dicharachera en los platos de opinión pública negando una y otra vez como San Pedro, pero sus negaciones son claras afirmaciones. El ciudadano ya está maduro en teatrillos, jácaras, chanzas y pasos de su compatriota el sevillano Lope de Rueda.
 El maquillaje del rostro la delataba también en la tramoya sevillana con Felipe González de maestro de ceremonias. Aquel que no ha mucho dio el pistoletazo de salida para degollar al humillado Sánchez, el hombre sin pescuezo: “Sánchez me ha engañado”, dijo. Era el santo y seña para lanzar el ataque, el día D, la conjura de la discordia y el desacato.
Una vez que a Sánchez lo han puesto en remojo o en el congelador del tiempo y han diezmado sus huestes en la segunda fila del congreso se impone que los meses lo bajen del coche, ese coche ignoto con el que todavía no ha salido de Vallecas.
Susana, la poderosa Susana, ordenó el sanedrín, envió a galeras a los díscolos y ha venido a Madrid a decir que ella está viva y coleando. Con el empuje que tuvo siempre desde los dieciocho años. Que eso de la fontanería es lo que se le ha dado siempre bien a su familia y la fontanería ha sido el quehacer durante muchos años. Una vez arreglada la avería Sánchez y el tapón de los sediciosos, la corriente de agua va ya conducida por su litoral.
Susana quiere tomar las riendas de ese rucio cojitranco que solo posee el alimento de la desolación. Un jumento enteco al borde de la agonía. Un pollino que necesitará muchos años para salir del coma inducido en el que ha entrado. Mucho ha de cambiar el mundo para que el mundo cambie. Y el mundo le ha dado la espalda.
Susana ha mirado al frente. Piensa que Sánchez no le dura un asalto. Todo está preparándose para que sea así. Es una cuestión de fontanería. No le faltan apoyos de varonías y público, y ella maneja las plazas con soltura como Villalobos el Candy Crash.
Tiembla Rajoy, tiembla Iglesias, Susana ha llegado a Madrid a los platós, donde dicen, como Trump, se ganan las elecciones.

Y Susana quiere ignorar a Pablo, pero no percibe que el único que podrá darle la victoria es el coletas.








Diario de un español en crisis

UN NUEVO FANTASMA RECORRE EL MUNDO

FRANCISCO MORALES LOMAS


Un nuevo fantasma recorre el mundo.  Y aunque tenga nombre de pato, Donald, no lo es. Su apellido significa triunfo, Trump. Y, sobre todo, significa que el mundo está en peligro o acaso al borde de un ataque de nervios.
Sus formas bufas hubieran deleitado a Valle y a Darío Fo. Con ellas ha logrado convencer a la masa, esa masa trivial, cabreada, asqueada… sobre la que decía Antonio Machado con buen criterio que la cargan las ametralladoras.
Trump ha insultado a la mujer y, sin embargo, más de un veinte por ciento de estas mujeres americanas lo han apoyado. Trump ha vilipendiado e insultado a los inmigrantes y, sin embargo, una gran cantidad ha depositado su voto en las urnas a su favor. Trump el rico ha sido votado por las clases más pobres, populares y desfavorecidas al mismo tiempo que por grandes multimillonarios. No es una paradoja, es la realidad americana, que ha optado por la inmolación en toda regla. Amantes de las sectas y los líderes carismáticos, cuando Trump decida seguir su camino ¿quién resistirá su orgía?
Esta es la historia de una victoria. La lleva en su apellido aunque en su nombre acarree todos los atributos de un pato reputado, que hablaba extraño y hacía reír a los niños. ¿A cuántos niños americanos de familias humildes hará reír este antihéroe de Wall Street cuando decida repatriar a once millones? ¿A cuántos niños americanos hará sonreír este nuevo Donald cuando tengan que regresar a sus países de origen y a la miseria? ¿A cuántos enemigos pondrá de acuerdo?
Donald Trump es el nuevo pato del mundo con el botón nuclear en sus manos. El nuevo Jocker conquistador. Lo han querido un buen número de millones de votantes y el resto de la humanidad, ante este evento consuetudinario que inunda la rúa, está completamente acojonado.
No se le conocen estudios algunos pero este iletrado multimillonario sabe mucho de reality show. De hecho fue el presentador del reality show The Apprentice de la NBC entre 2004 y 2015. Y gracias a sus artes de showman ha logrado convencer a esa masa de votantes cabreados, hastiados, quemados, acaso desesperados, que en su consternación pueden llevar al mundo hacia el caos.
Un iletrado también, cojo de un testículo, con apoyo de grandes empresarios y con la masa amorfa haciéndole la ola fue conocido en 1933. También quería ser el dueño del mundo.  El precio fue un poco desorbitado: cuarenta millones de almas.